Investigadores en calidad del aire, cambio climático y ecología, y gestores de la calidad del aire, entre los que destacan 3 profesores de la Universidad de la Costa, alertan  para que se atienda esta problemática.

A través de un comunicado, emitido en nombre de la comunidad académica latinoamericana, 52 investigadores en calidad del aire, cambio climático y ecología, así como gestores de la calidad del aire, se pronunciaron sobre las graves consecuencias que los recientes incendios forestales masivos y la quema de biomasa, está teniendo sobre la calidad del aire de los países de la región.

Los académicos, entre quienes se encuentran 3 profesores adscritos a la Universidad de la Costa, manifestaron su “enorme preocupación” por el deterioro de la calidad del aire en Latinoamérica, debido a los efectos que la problemática ha generado sobre la composición atmosférica, el clima, la biodiversidad, los servicios ecosistémicos y la salud pública.

Explican que “las partículas generadas por la quema de biomasa son altamente tóxicas y suficientemente pequeñas como para viajar largas distancias y finalmente depositarse en los pulmones de las personas”.

Los investigadores recordaron que existe abundante evidencia científica sobre la conexión entre quema de biomasa y el deterioro de la calidad del aire en América Latina. “Hoy en día sabemos que un porcentaje importante de las emergencias por calidad del aire en países como Colombia, Brasil, México y Ecuador tienen su origen en quemas que ocurren a centenas de kilómetros de distancia”, sostienen.

Entre los firmantes del comunicado están los investigadores adscritos a la Universidad de la Costa: Paulo Artaxo, Ph.D., adjunto también a la Universidad de São Paulo; Luis Felipe Silva, Ph.D. y Omar Ramírez, Ph.D., adscrito también a la Universidad Militar Nueva Granada (Ver Comunicado adjunto).

Ellos y otros investigadores de México, Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Brasil, Venezuela, Estados Unidos y Reino Unido, calificaron el caso del Amazonas brasileño como “un problema crónico que ha recibido muy poca atención por parte de los gobiernos latinoamericanos”, e indicaron que la atención a la problemática debe ir más allá de apagar los incendios actuales.

Para los académicos es igual de importante “entender las causas últimas de los incendios y establecer planes de largo plazo que permitan combatirlas”. Además, aseguran que “la gravedad del problema climático, y la importancia del cambio de uso del suelo como generador de emisiones de gases efecto invernadero en nuestra región, exige que se implementen planes serios y masivos de reforestación”.

El grupo de investigadores concluye su manifiesto público haciendo un llamado a los gobiernos de la región “para reducir las tasas actuales de deforestación y ocupación ilegal de zonas selváticas y boscosas, reforzar los controles ambientales, priorizar la preservación de la selva tropical y otros ecosistemas, y desplegar mecanismos efectivos de mitigación y adaptación al cambio climático”.

Fuente: www.elheraldo.co